EL ERMITAÑO

Originalmente el ermitaño era un monje que fijaba su misión en el cuidado y protección de una ermita dedicada a algún santo y, por lo general, en algún territorio despoblado y poco visitado. El retiro del ermitaño se consideraba parte de su vida espiritual y de su entrega cristiana. Según ciertas leyendas, algunos de ellos eran encerrados voluntariamente en una sala situada en lo alto de las ermitas.

También se ha dado el nombre de ermitaños a ciertas órdenes religiosas como las de San Pablo, San Jerónimo o San Agustín.


Meditación:

Me entrego en cuerpo y alma a la sabiduría y a la ayuda a los demás, porque así lo dicta mi conciencia.

En la medida que de así recibiré.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Taller de Dinámicas Mentales para Sanar las Enfermedades. Sábado 12 de Noviembre a las 13 h. Camino de la Sanación@Francisco Saiz+34-646-628-346