EL DUELO ESPIRITUAL

Cuando alguien querido se nos va, sólo nos queda desearle que descanse en paz, y enviarle en pensamiento a la luz celestial.

Allí será acogido con todo el amor, que necesitará para su fusión con la luz divina.

Su alma seguirá eterna, seguirá viva. Arriba encontrará el camino del amor y de la paz interior.

Es así!

Eternidad

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nacer y morir. La vuelta a casa. Camino de la Sanación@Francisco Saiz+34-646-628-346